Catrina

Publicado en: Uncategorized | 0

  
Paseando por las calles de Cádiz, un pequeño escalofrío recorrió todo mi cuerpo, me quedé paralizada, sentía la presencia de alguien que me pedía ayuda.

Pero allí no había nadie. 

De repente se me acercó una pequeña y arrugada señora, me miró a los ojos y me preguntó:

 .-Tú también las has sentido ¿verdad?, no te preocupes no te hará daño, es el espíritu de la joven  Catrina.

 La señora me sonrió y comenzó a contarme la leyenda de la bella Catrina : 

“Hace muchos años en este mismo lugar se construyó la Casa Cuna, donde se entregaban a los recién nacidos que nadie quería .

En agosto de 1947 debido a las altas temperaturas se produjo una gran explosión en unos astilleros cercanos que alcanzó el edificio donde estaban los niños. Esa misma mañana Catrina había dado a luz a su primer hijo fruto de un amor prohibido.

Su familia no aceptaba aquel bebe, lo entregaron a las monjas de la Casa Cuna. 

Cuenta la leyenda que cuando Catrina se enteró de lo sucedido….”

 (Invito a tod@s l@s que queráis a continuar la historia.

En instagram se han creado estos fantásticos finales:

@mystoriespro

“Sus dolor fue tan desgarrador que buscó entre las ruinas y al no encontrar a su bebé, se tiró al mar”
@mamisbordeataquernerviosofi

” Catrina, apoderada de una gran tristeza, acudió inmediatamente al lugar. Encontró ruinas y humo por todas partes. presa del pánico gritó expulsando odio y rabia de su interior… ”

@los_abanicos_de_eli

” Catrina salió corriendo hacia la casa cuna, lo que vio muy lejos de hacerla enloquecer la serenó supo que ese desenlace había sido producto de un destino que buscando un fururo feliz para los niños que allí vivían, decidió que ese era mejor final que lo que les deparaba, vivir sin calor de hogar, sin amor.

Catrina decidió con mucha sangre fría poner fin a su vida, haciendo antes un pacto con el destino:

.- Deja morir mi cuerpo al igual que muerta está mi alma y yo te prometo que el resto de la eternidad velaré para que los espíritus de los niños que han muerto y morirán conozcan el años a través de mí, yo haré justa la injusticia, yo cumpliré tu deseo de felicidad en el más allá .

El destino aceptó y su,ió a Catrina en un sueño del que ya no despertó.

Desde entonces Catrina es venerada como ” la bella y elegante dama de la muerte que todos respetan.

@tatisatis

Salió corriendo hacia las llamas y sin pensarlo se arrojó a ellas, algo le decía que su pequeño aún estaba vivo. 

Tenía que encontrarlo, no podría vivir dejando morir a su pequeño y todas esas almas inocentes sabiendo que existía una posibilidad de salvarlos.

La gente la miraba, le tomaron por loca, pero ni sus gritos ni advertencias sirvieron de nada. Tenía que intentarlo, si no, no podría perdonárselo nunca, al igual que no podía perdonar a su familia el hecho de no haber aceptado a su pequeño.

Algo extraño pasó en el momento en el que su cuerpo tocó las llamas, un resplandor, una luz cegadora, , nadie entendía nada.

Los llantos de los niños se convirtieron en risas, una dulce nana se escuchaba mientras el fuego iba consumiendo el edificio. Nadie volvió a ver a Catrina, ni tampoco a los bebes. Cuando el fuego se extinguió y pudieron pudieron entrar al edificio no había rastro de que hubiera habido personas en el interior.

Desde entonces la llamaron la Dama de la muerte y la temen.

Lo que no saben es que cuando llega la hora, ella te trasmite paz, te arrulla en sus brazos , te cuida y te canta una bella canción con la que entras en un dulce y profundo sueño que te conduce al lado de esos seres queridos que tanto echabas de menos 

@arizonai2015

Lo que nadie sabe es que Catrina pudo escapar con su bebé y los demás niños. Zarparon en un barco sin que nadie se percatara y en la primera isla que hicieron escala bajaron igual de sigilosos que subieron…. Construyeron un mundo a su medida, el mundo que le hubiera gustado a Catrina encontrar al nacer y allí fueron felices lejos de la “civilización ” que dejaron  atrás 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *